domingo, octubre 29, 2006

Coca-Cola... con tenedor

Cuando se cree que todo está inventado, Estados Unidos nos demuestra que el imposible es posible. Si la Coca-Cola no sólo es ya el refresco más bebido del mundo, el que más presencia tiene en cualquier rincón del planeta, un cocinero norteamericano ha decidido reinventarla. No contentos con los caramelos, los chicles, los helados o, incluso, los flashes que se consumen en la infancia; ahora también se puede tomar frita. Así, convertida en un empalagoso buñuelo, la Coca-Cola ha triunfado como nunca antes: tanto que, tan sólo durante las dos primeras semanas de Feria Estatal de Cocina de Texas, se han vendido 16.000 tazas de pelotitas pegajosas.
El artífice de semejante invento es un cocinero experimental, Abel González Jr., famoso hasta ahora por reinventar platos comunes como ya hiciera en 2005 cuando vendió la friolera de 20.000 sándwiches fritos de manteca de cacahuete, mermelada y plátano en la misma feria. Sin embargo, González Jr. jamás se imaginó que su participación en la Feria de Cocina de Texas iba a traerle semejantes consecuencias. No sólo ha ganado el premio al mejor plato de la Feria sino que, además, ha provocado una oleada de demanda por parte de los consumidores, fritos, nunca mejor dicho, por probar el invento.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal