martes, enero 16, 2007

Proponen revolucionar los funerales con motos y vídeos

Algunos sectores de la Iglesia Anglicana se han propuesto modernizar los servicios funerarios con la inclusión en las lápidas de videos de los fallecidos o el uso de fuegos artificiales para lanzar las cenizas al cielo.
The Daily Telegraph anuncia que éstas son algunas de las novedades que se presentarán en la próxima "exposición de recursos cristianos" que se celebrará en la localidad inglesa de Exeter del 25 al 27 de enero, con el objetivo de "adaptar la religión al estilo actual de vida".
Dispuesto a predicar con el ejemplo, el pastor de Derbyshire, Paul Sinclair, ha introducido ya las motocicletas con sidecar en los funerales.
La propuesta más innovadora consiste en realizar un vídeo musical que, colocado en la lápida, "ayuda a los allegados a recordar los momentos felices", según sostiene el director ejecutivo de la empresa americana de Videos Vidstone, Sergio Aguirre, pese a que la Iglesia Anglicana prohíbe todavía este tipo de instalaciones en los cementerios.
Entre 1.400 y 2.700 euros cuestan los fuegos artificiales para exparcir las cenizas utilizados hasta ahora en 36 funerales británicos, un método que un sacerdote presenta como una forma de "quitar a la gente el miedo a la muerte".
Y por qué ya no, puestos, tiramos los restos por el váter y santas pascuas. Es más que probable que éste se atasque creando una bonita fuente al tirar de la cadena que maraville a los asistentes. O le damos al cadáver a los niños de la familia para que jueguen con él un rato, a modo de despedida, y lo maquillen, por ejemplo, de muerto viviente. Para ambientar. O de payaso McDonalds. Las risas estarían aseguradas y el recuerdo será imborrable. También podríamos repartir trozos del difunto a modo de reliquias que quedarían de muerte en la estantería del salón de los familiares. O directamente disecamos al muerto y se sortea entre los asistentes al evento. ¡Premio para el caballero!
Hay que ver las idioteces a las que dedican su tiempo los chorradictos. Si se ha muerto un ser querido, ¿no sería lo mejor llorarle? Y si no es querido, pues con no ir al funeral ya está. Para qué más.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal