domingo, diciembre 17, 2006

Amos soplapollas

Un hombre pasea con su perro que va disfrazado con unas orejas de reno, en Sofía, Bulgaria.
Si lo encuentra tan divertido, ¿por qué no se pone el dueño las orejas?
¡Dignidad para los perros! Ellos nunca lo harían. ¡Basta ya!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal