sábado, febrero 24, 2007

Comulga, reza y cásate en el coche

En la puerta de la parroquia de Daytona Beach, Florida, EE.UU. no hay problemas de aparcamiento ya que no hace falta bajarse del coche para ir a misa. Como si estuvieran en un autocine los feligreses ven desde los asientos de su automóvil al párroco y escuchan en el 88.5 de la FM el sermón del domingo. Un servicio para cristianos sin tiempo que perder.

Drive-through

En las misas motorizadas todo está pensado al detalle, aquellos que quieran comulgar que no se preocupen, un grupo de monaguillos reparte entre los feligreses un kit con la sagrada forma y un poquito de vino para recibir la comunión. Poquito que hay que conducir y no quieren que nadie dé positivo. Puede parecer algo único pero no lo es.
Esta iglesia de Florida es sólo uno de los cientos de ejemplos de auto-misas que hay por EE.UU. Sin ir más lejos, desde Florida hasta Los Ángeles, podemos confesarnos sin bajarnos del coche. A lo largo del país, en una especie de quiosco confesionario, podemos desahogarnos ante un sacerdote. Uno se queda libre de pecado y encima se lleva una biblia de regalo.

Drive-through

Pero si somos unos angelitos con prisa y lo que queremos es casarnos sin apagar el motor, lo que tenemos que hacer es dirigirnos a Las Vegas, por un módico precio uno puede ser marido o mujer en menos de lo que se tarda en preparar un big-mac. Esto para los religiosos...
...y para los pecadores: striptease al volante.
En el club Clímax, en Pensilvania, los coches se aproximan hasta una pequeña ventanilla desde la que sus ocupantes pueden contemplar cómo alguien se desnuda por cinco dólares el minuto.
Si esto te parece algo escandaloso y preocupante no sigas leyendo porque el colmo de los “Drive-through”, como se conoce a estas actividades al volante, son los velatorios exprés. Los familiares despiden al difunto a través de la ventanilla del automóvil. La filosofía viene a ser algo así como “sólo porque te hayas muerto no tienes derecho a hacernos esperar”.
Dentro de un par de años partos sin sacar segunda y operaciones plásticas entre el freno de mano y el salpicadero.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal