domingo, diciembre 30, 2007

Hoyo para fumadores

Michael Windisch, dueño del restaurante Goslar en Alemania, mostrando un tan curioso como idiota invento que permite estar dentro de un espacio cerrado mientras se saca la cabeza y los brazos para fumar apuntando el humo hacia fuera del recinto, permitiendo así mantener la temperatura del local (o incluso aumentarla gracias a la vergüenza que produce tan esperpéntico agujero).
Y es que me veo que el remate de esta Cruzada de los últimos años en contra de los fumadores va a ser matarlos a todos. Exterminarlos. Pisotearlos hasta el último contaminado aliento suyo cual su cuerpo vil colilla se tratase. (Algo así como lamentablemente hacen los árabes con los pobres gays cuando los descubren que los cuelgan de la grúa más próxima. ¡El que lleve un paquete de cigarrillos en el bolsillo o tenga cara de puro: al paredón!) Lo harán los mismos que luego tienen un auto que contamina sus pulmones tropecientas mil veces más o siguen la dieta de las buenas chistorras repletas de colesterol majete que mortalmente satura sus ya de por sí insensibles venas o... Pero eso qué importa. ¡Todos contra el cigarro!, es la moda. Cuánta hipocresía y cuánto canibalismo neuronal.
(Menos mal que yo no fumo -tengo cosas más agradables en que gastar mi escaso dinero y dedicar mi saludable tiempo-, así que a priori mi vida no corre aparente peligro (ni por el humo ni por los antihumo), así que aquí estaremos el año que viene contando nuevas memeces de esa cosa con patas al que algunos llaman ser humano.)
¡Feliz entrada de año nuevo 2008!
-Uf, tiene una pinta de que van a ser trescientos sesenta y cinco días de chorradas a tutiplén que espanta...-
(¡Ah!, y no fuméis, que no es que mate, que matan. -Próximamente en las ciudades más avanzadas y cosmopolitas.-)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal