lunes, abril 28, 2008

Dejad que las abejas se acerquen a mí

"Mucha gente piensa que estoy loco, pero sé que las abejas también tienen alma y que les preocupan los temas religiosos. Por eso creo que tienen derecho a ofrecer sus oraciones a nuestro Señor", comenta un chiflado apicultor serbio que ha llevado esta obsesión a un grado casi enfermizo, construyendo panales con formas de catedral, para que sus abejas estén más cerca del Dios de los insectos, me supongo.
"Si construyo iglesias para mis abejas estoy uniendo dos de mis pasiones, la cría de abejas y la religión".
Sí, hijo, sí.
(Desconozco si recientemente ha sufrido un severo ataque de sus amigas de Pasión las abejas y tiene veneno rondándole las ideas. O es que este señor ya venía así de fábrica.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal