lunes, diciembre 25, 2006

Secuestrados por no cumplir con su trabajo

Muchas veces nos hemos vuelto locos con los plazos que nos imponen los obreros de la construcción. Lo que tiene que estar en una semana acaba convirtiéndose en dos y los plazos siempre se alargan con excusas chorras de por medio.
Una mujer británica se ha tomado la justicia por su mano decidiendo no someterse a tal dictadura. Su denuncia a una situación que ella consideraba injusta ha sido, nada más y nada menos, que retener como rehenes en su casa a cuatro obreros que no habían terminado los trabajos que realizaban en su domicilio antes de Navidad, tal como se habían comprometido.
Josie Medlock, de 59 años, bloqueó la puerta de su apartamento de Rotherham, al norte de Inglaterra, impidiendo salir a los cuatro hombres cuando éstos le anunciaron que no acabarían el trabajo a tiempo. Medlock recibía a su familia, es decir, a 14 personas, para la cena de Navidad, y le habían asegurado que todo estaría listo para la fecha.
La policía acudió al lugar después de que uno de los obreros les alertara por teléfono móvil, pero la mujer se negó a abrir a los agentes, aunque prometió no tomarla con los obreros: "No les voy a hacer daño", garantizaba por la ranura del buzón, "es una cuestión de principios".
Finalmente, la crisis se resolvió tras prometerle que el trabajo se terminaría en el plazo previsto, aunque con otro equipo de trabajadores. "Llegué al límite de mi paciencia con ellos", declaraba Medlock. "Me obligaban a levantarme cada día a las seis de la mañana para que pudieran empezar a las ocho, pero no venían. Simplemente, no podía soportarlo más. Estaba completamente trastornada por la preocupación de que la casa estuviera lista para Navidad", añade.
¡Olé sus huevos! Esperemos que pueda disfrutar hoy de su casa arreglada con sus familiares sin más contratiempos.
Y feliz día de Navidad, chorradictos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal