jueves, junio 12, 2008

Almuerzo aéreo

La ciudad española de Barcelona ha acogido una comida, no apta para personas con vértigo ni para las que tienen digestiones delicadas, a 50 metros de altitud con la mesa y los comensales colgados de una grúa. El acontecimiento, patrocinado por la marca Tefal para presentar un surtido de sartenes antiadherentes, ha usado una estructura con 22 asientos y un espacio para cuatro camareros en la parte central de la mesa. (La seguridad se ha garantizado con cinturones para cada persona sentada a comer.)

Comensales

La empresa belga Dinner in the Sky ofrece la estructura durante ocho horas con la posibilidad de subir y bajar dos veces cada hora a un coste a partir de los 7.900 euros (catering y alquiler de los 500m2 necesarios aparte). Si bien lo más habitual es hacer una cena, también pueden elevar a 50 metros otra plataforma donde, por ejemplo, en algunos países han subido a un pianista con un piano de cola para amenizar la velada y hacer un poco el chorras desde allá arriba. Y es que la gilipollez esta ya la han hecho en varios países como los EE.UU., Sudàfrica, Inglaterra o Turquía, entre otros, pero ésta ha sido la primera vez que se ha hecho en España. Ya se sabe, la idiotez no conoce de fronteras.
Lo próximo en eventos aéreos será casarse. A partir de finales de este mismo mes ya será posible darse el "sí, quiero" a 50 metros de altura. Seguro que los que se atrevan a semejante excentricidad esperarán que su amor no se lo lleve el viento o muera aplastado tras una caída libre.

1 comentarios:

Anonymous Belén ha dicho...

Esto es un sacadineros para tontunos. Y encima un riesgo innecesario para los q se suban.

4:10 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal