jueves, enero 08, 2009

Cosas que nos metemos por el culo

RadiografíaPerplejos, estupefactos, pasmados, patidifusos, asombrados, boquiabiertos y culiabiertos se han quedado los cirujanos de un hospital rumano que no daban crédito, que no podían creer, que se rascaban los ojos y se miraban y se decían: "no, no es posible" ante lo que observaron dentro del cuerpo humano cuando operaban de urgencia a una mujer que tenía alojado un enorme aerosol de spray para el pelo dentro de su ano (por no llamarlo agujero negro -que todo lo traga-).
Mirela Gradinaru, de 37 años, llegó casi en agonía pidiendo ayuda a los médicos, pero se negaba a contar qué le provocaba el dolor y, después, cómo había llegado a ese lugar el aerosol de marras. "Ella estaba muy avergonzada. Se notaba que sufría muchísimo", ha declarado Mirandolina Prisca, doctor de la clínica rumana Arad, -que con ese nombre (Mirandolina) no me ofrece muchas garantías ni como cirujano ni como nada, la verdad, (pero bueno, tras este pequeño apunte sobre mis confianzas, sigamos...)-. "Cuando obtuvimos las placas de rayos X localizamos el objeto y la llevamos de inmediato a operar ... La paciente ha salido bien de la operación".
Por su parte, un empleado del hospital comentaba atónito: "No era un pequeño desodorante, era un enorme spray para pelo. Parece que la mujer necesitaba algo muy grande para satisfacer sus necesidades sexuales", sólo que el aparato la ha llevado al hospital y le ha provocado una vergüenza enorme.
(Nota: el ano -obra de ingeniería divina construida más bien para dejar salir que para entrar- tiene unas dimensiones pequeñas y una cabida pequeña; es por eso que, en todo caso, debéis meteros cosas en consonancia, es decir, pequeñas, que luego pasa lo que pasa.
Consejo: "Antes de hacer una locura: ¡pensad en vuestras madres!" ... Las que de verdad sufren. ¿Cómo estará ahora la pobre madre de Mirela? Qué dirá cuando vaya a hacer la compra al mercado y todos le preguten: "Qué, cómo está su hija, señora 'María' (o señora Encarnación, o como cojones se llame)"... Ya nunca la señora María o la señora Encarnación o como cojones se llame podrá comprar un aerosol, ni siquiera para matar moscas en verano, sin escuchar dolorosos cuchicheos a sus espaldas: "sí, sí, para matar moscas"... Pensad en vuestras madres, joder, pensad en ellas que se abrieron de par en par para traeros a este mundo y solo las hacéis sufrir.)

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Es buenísimo xD

1:40 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal