martes, julio 29, 2008

La audiencia y el bigote

La llegada de Rikard Palm -presentador del programa de información de actualidad sueco 'Rapport'- al trabajo después de su periodo estival con su nuevo bigote no ha gustado demasiado a su audiencia.
El periodista se había dejado bigote durante las vacaciones "porque mi mujer me decía que estaba mucho más guapo", pero los espectadores no estaban de acuerdo con ella. Así, Rikard salió ante las cámaras con bigote a las 18.00 horas para presentar un avance de las noticias y en la emisión del noticiario a las 19.30 horas ya no lo tenía. ¿Qué pasó?

Rikard Palm

Pues que los teléfonos de la cadena sueca pública SVT no paraban de sonar. Todos estaban -acostumbrados a verlo bien afeitado ante las cámaras- muy enfadados con el puñetero bigote de Rikard y a éste no le quedó más remedio que afeitarse el bigote durante la emisión ante la avalancha de protestas de los espectadores del programa. Y es que al igual que ocurre en Gran Bretaña, en Suecia los espectadores pagan una licencia para ver la televisión por lo que parece que se ha cumplido con la máxima comercial de que el cliente siempre lleva la razón por muy absurda y chorras que sean las pretensiones del cliente.
Yo, si fuera él, salía en pantalla con uno de estos. Y que se jodan. (Todo por la felicidad de mi amada y sueca esposa. Donde esté tu churri que se quiten los millones de espectadores.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal