viernes, febrero 13, 2009

Le tiran su mierda y encima se enfada

Daniel Bennett, un estudiante de doctorado británico, ha demandado a su universidad por haberle tirado a la basura una gran bolsa con su amplia colección de excrementos de lagarto.
Bennett había pasado siete largos años recogiendo cacas de un raro lagarto de Bután -de la misma familia de reptiles que el dragón de Komodo- para una tesis doctoral súper importante (que sólo le interesa a él) y, por error, una cuadrilla de limpieza de la Universidad de Leeds le ha arrojado sus 35 kilos de deposiciones (valorados en casi 90 euros) a una incineradora.
"Llegué a mi escritorio y vi que mis cosas habían sido metidas en cajas y que además habían desaparecido mis 35 kilos de mierda", explicaba ofuscado, conmocionado y apesadumbrado. Una lágrima se le escurría mejilla abajo añorando a sus estimadas boñigas que con tanto mimo y esfuerzo había reagrupado en su laboratorio de investigación.
(El estudio que realizaba intenta dar respuesta a varios interrogantes sobre la dieta, el tamaño y comportamiento de estos animales a través de las mierdas recopiladas en la jungla.)
La universidad ya le ha pedido perdón y le ha ofrecido 500 libras como compensación (pero a él no le basta y les ha replicado que les espera en la Corte -y es que después de la vacuna del sida posiblemente ésta sea la investigación más importante a nivel mundial y, obviamente, eso vale pasta-). Mientras, sus compañeros de universidad dan gracias a la cuadrilla porque a partir de ahora ya no tendrán que asistir a clase con pinzas en la nariz.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal