viernes, febrero 27, 2009

La la la (así durante 76 horas)

Una ama de casa surcoreana ha batido el prestigioso récord de cantar ininterrumpidamente al estar durante más de 76 horas dando el coñazo en un bar de karaoke de Seúl.
Así, Kim Sun-Ok, a sus mal llevados 54 años, ha batido el anterior récord Guinness establecido en 75 horas por el yanqui Marcus Lapratt, que me supongo amenaza ahora con volver a dar el cante.
La coreana empezó a las 11h14' Hora Zulu del jueves de la semana pasada cantando seguidamente 1.283 canciones antes de arrojar la toalla a las 15h21' -también Hora Zulu- del sábado siguiente, después de que su familia se lo implorase argumentándole razones de salud, aunque lo cierto es que estaban hasta los cojones de tanta melodía y ansiaban, al margen de girarle la cara, terminar con aquello como fuese que luego los traumas son difíciles de superar y los psicólogos bastante caros.
Siguiendo las reglas del Libro Guinness de los récords, Kim Sun-Ok disfrutó de pausas de medio minuto entre canción de Shakira y canción de Julito Iglesias y de cinco minutos más cada hora por lo que bajo mi humilde opinión desprestigia por completo lo conseguido. ¡Así cualquiera hace el payaso!
"Mi hermana tiene un gran sentido de la determinación desde que era joven", dijo su hermano al acabar, que traducido del coreano es algo así como "Mi hermana es gilipollas desde que nació (y no tiene remedio)" pero lo entre paréntesis se lo calló para no ahondar más en la herida familiar pues la madre, de avanzada edad y con un pie más allá que aquí, estaba delante haciendo cruces y no dando crédito después de ver en lo que se ha convertido su hija.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal