lunes, septiembre 13, 2010

Güisquipis

James Gilpin no comercializa su bebida, pero la regala como una declaración a favor de la salud pública. El problema: su güisqui está fabricado a partir de la orina de los diabéticos...

James Gilpin

Siendo él mismo un diabético, sabe que grandes cantidades de azúcar son excretadas por pacientes con esta patología, especialmente en el caso de la gente mayor con diabetes de clase 2. Para él, dejar ir toda esta azúcar es un desperdicio. Es por eso que persigue a sus abuelos y a los colegas de sus abuelos para que le pasen oropel mercancía...

“¿No es apropiado sugerir que utilicemos nuestros sistemas de purificación de agua para aprovechar los recursos biológicos que los mayores procesan en abundancia?”, dice. (Como se ve, también micciona hondos pensamientos por su alambique neuronal).

En Londres, Reino Unido, gente sin estómago asiste a alguna de las catas que Gilpin organiza de su personal güisqui regularmente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal