lunes, agosto 17, 2009

El bullicioso intento de perturbar el desarrollo de un juicio

El Tribunal de Will County, en Joliet, Illinois, Estados Unidos, ha condenado a seis meses de cárcel a un hombre que se atrevió a bostezar durante la celebración de un juicio en el que su primo estaba siendo juzgado por un delito de drogas.
Clifton Williams, de 33 años, estaba sentado en la cuarta fila de la sala en la que su primo era juzgado, y no pudo reprimir un bostezo justo en el momento en el que el juez Daniel Rozak terminaba de dictaminar la sentencia.
El hombre se estiró y bostezó escandalosamente, por lo que tal como ha declarado un portavoz de la oficina del fiscal, "no fue un simple bostezo", sino un "bullicioso intento de perturbar el desarrollo del juicio". Precisamente por esto, Williams ha sido condenado a seis meses de prisión, la pena máxima permitida sin pasar por juicio, acusado de desacato al tribunal. El hombre, que ya ha sido encarcelado, tendrá que cumplir, al menos, 21 días de condena con el consiguiente riesgo de que le peten el culo pero a base de bien en las duchas de presidio jugando, ya sabéis, al típico y tan querido entre los presidiarios juego de jabones.
Jason Mayfield, el primo de Williams, quien estaba siendo juzgado en el momento de los terribles hechos, asegura, sin embargo, que "el bostezo no fue tan escandaloso". Y el padre del imputado también ha querido salir en su defensa: "Estoy estupefacto porque nunca se me habría ocurrido que un juez pudiera hacer eso".
(No quiero ni pensar si en lugar de bostezar se le ocurre tirarse un pedo... Desconozco si en Illinois existe la pena de muerte pero si no, posiblemente se hubiera recuperado para un delito de semejante catadura sonora.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal