sábado, marzo 21, 2009

El muchacho pedos no es perfecto, según su padre

Jonathon Locked, un estudiante de quince años de la localidad de Polk County, en el estadounidense estado de Florida, ha sido expulsado durante tres días de su escuela por tirarse pedos intencionadamente en el autobús escolar.
El joven estudia en el colegio Bill Duncan Opportunity y ha sido expelido del centro aplicándole el reglamento de comportamientos indisciplinados por presumir de sus enormes y sonoras ventosidades en público para así hacer reír y provocar la hilaridad, el chascarrillo y el jajá jijí en sus compañeros de clase; aunque algunos de ellos, según el propio conductor del autobús, se han quejado de que el olor era tan fuerte que resultaba difícil poder respirar en el interior del vehículo. (Otros lo han catalogado como súper dotado, por la cantidad de gas que es capaz de expulsar de sus podridos intestinos en un amplio abanico de cuescos, meteorismo y flatulencias.)
A todo esto, el padre del chico ha asegurado que su hijo "no es perfecto" y que ha sido expulsado por una regla sobre comportamiento demasiado estricta. "Han ido demasiado lejos con el castigo a mi muchacho", afirma, por lo que apelarán la suspensión.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal