jueves, noviembre 26, 2009

El equivalente de un novio con taparrabos

Esta novia consiguió ser la única protagonista el día de su boda...

Vestido de novia

Y como el vestido de la novia es siempre uno de los secretos mejor guardados, este novio tuvo que agarrarse a un banco de la iglesia para no caerse por el desequilibrio que le produjo su "tercera pierna" al ver el espectacular modelo que lucía su futura mujer a la que muchos confundieron (tristemente) con una pelandusca que se le habría escapado de su despedida de soltero. Como vemos, un original vestido que ha causado sensación y que se ha convertido en una de las entradas más vistas del blog Wedinator, página que recoge las bodas más desastrosas habidas y por haber.
La mujer sale de la limusina como un toro sale de chiqueros, blanca, radiante y con las domingas prácticamente al libre albedrío, desafiantes y poderosas. Con ansia de ser domesticadas. Ante eso, ¿qué va a hacer el novio? Sólo puede esperarla a porta gayola y que sea lo que dios quiera. O el éxito o la muerte. No hay término medio. Y que el tendido decida. (Los críticos de moda no han dudado en comentar tan peculiar vestido calificándolo prácticamente de verbenero. Los críticos taurinos, por su parte, de corrida espectacular.)
Lo que no hay duda es que los asistentes a la boda se pasaron toda la ceremonia y todo el convite deseando poner a la muchacha a cuatro patas y darle su merecido por tan distinguida elección. -No necesitó bandeja para recoger los sobres con las típicas donaciones monetarias que se suelen dar en las nupcias como regalo añadido.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal